La pesadilla de encontrar barro en el camino.

Cuando estás en ruta  y quedan muchos kilómetros  hasta el destino final, en ocasiones puedes encontrar areas en que es mejor no continuar por el camino que habías decidido. Aunque cambiar de ruta aumente la ruta en muchos kilómetros. Las consecuencias de intentar empujar la bicicleta sobre el barro son fatales. Es mejor modificar tu ruta.

barro en el camino
barrizal

La trampa.

Esto es lo que ocurre cuando te encuentras barro en el camino. Existen varios tipos de barro,  pero existe uno en concreto que es muy arcilloso y sin exceso de agua que se engancha, se pega en las ruedas. El peso de la bicicleta y el peso del equipaje hacen que la bicicleta pese mucho. De hecho, aunque fuéramos  sin alforjas, tendríamos el mismo problema. Es una pesadilla. El efecto es como una bola de nieve. Contra más ruedan los neumáticos, más barro se acumula en ellos.  No se va a desenganchar. No lo sueñes. Será un sueño que no se cumplirá. Es la trampa perfecta! Llegará a bloquear el paso de las ruedas. El cambio de piñones, el desviador de platos y la cadena se van a llenar de barro colapsando todo el sistema de transmisión. Solo existen dos posibilidades: cargar la bicicleta a tus espaldas o, si todavía no has bloqueado la cadena, encontrar una alternativa a tu camino. Por mi propia experiencia prefiero la segunda opción.

Consecuencias.

Intentar empujar la bicicleta sobre el barro no es una buena solución. Cuando consigas salir de la trampa no podrás continuar la ruta. Todo el sistema de transmisión estará bloqueado.

barro en la transmisión
sistema transmisión lleno de barro

Deberás lavar la bicicleta, pasar un cepillo de dientes por la cadena, piñones, desviador. Secar y lubricar todo el sistema de transmisión. En caso contrario se romperá la cadena o el cambio… Si no consigues limpiar bien la bicicleta, acabarás en un taller de reparación de bicicletas pagando buena cantidad de dinero.